CÓMO CUIDARSE EN EL EMBARAZO

Seguro que al leer el título lo primero que te ha venido a la mente es ejercicio físico y alimentación verdad? Todos lo hacemos. Cuando nos hablan de cuidarnos automáticamente pensamos en estas dos cosas pero pocas veces pensamos en nuestra salud mental y créeme, todos la necesitamos.

Hoy dejamos un poco de banda el tema físico y vamos a por el mental. En realidad todos debemos cuidar nuestra salud psíquica y tener un buen equilibrio mental seamos mujeres o hombres pero durante el embarazo es aún más importante hacer incapié en este aspecto.

No hace falta que tengas un mal embarazo o que te sientas deprimida para trabajarte mentalmente. Al contrario, si te sientes en armonía y estás viviendo esta etapa como una de las más bonitas de tu vida, puedes sacarle mucho más partido a los ejercicios que te voy a explicar hoy. Y evidentemente si te encuentras en el lado oscuro ahora porque tu embarazo está siendo complicado o porque tus hormonas se han vuelto locas y tienes días de subida y de bajada, ahora es el momento de ocuparse de forma activa de este “problemilla” que verás que tiene solución.

Por qué es tan importante trabajarnos mentalmente durante el embarazo?

 

Ahora ya no eres tú sola, ahora sois dos y del mismo modo que tú, tu bebé no se alimenta solo de la comida que le das sino que también percibe tus emociones de algún modo. No quiero decir que transmitas en cada momento todas las emociones que experimentas a raja tabla pero si:

  • Te encuentras en un estado emocional inestable con emociones a flor de piel como enfados constantes, tristeza, depresión, etc.
  • Tienes estrés (ya sea de forma consciente o inconsciente), ansiedad o preocupaciones constantemente.
  • No te das ese espacio para ti y tu bebé (aunque no haya nacido todavía) durante pequeños momentos del día.

No estás creando un ambiente de paz, serenidad y armonía para tener una buena salud al 100%  y todo esto el día de mañana afectará a tu hij@ de algún modo.

Cuando experimentas alguno de los puntos que hemos hablado anteriormente tus células reaccionan de un modo. Piensa que esa cosita que llevas dentro de ti está formada a través de las células de tu cuerpo mediante unas combinaciones complejas que no puedes llegar a imaginar. Cada célula de tu cuerpo es una célula del suyo. Entonces…cómo no va a afectarle todo lo que tu sientas?

Cuando sufrimos estrés, insomnio, ansiedad o depresión nuestras hormonas se disparan, el cortisol se eleva y patapam, todo se desbarajusta en un pis pas.

Cuando hablo de estrés no te imagines a una persona histérica con ganas de arrancarse la cabeza. Estrés puede ser simplemente impaciencia al estar esperando en una cola del supermercado, una pequeña discusión en pareja o una discusión por teléfono con el teleoperador o el dependiente de una tienda. Y para ir más lejos, estrés no son solo cosas negativas. Absolutamente todos los cambios producen estrés y tú indudablemente estás pasando ahora por uno de esos cambios.

La llegada de un niño implica hacer cambios en nuestra vida, cambiar nuestras rutinas, preparativos en la casa creando un nuevo espacio en su habitación, escoger carritos y otros accesorios para el bebé así como visitas periódicas con el médico, asistir a clases de preparación al parto y por último el gran día del parto.

Hey, pero no pretendo estresarte! Todo esto es muy bonito y seguro lo estás viviendo con mucha ilusión! Sólo quiero hacerte entender que aunque sean cosas bonitas y positivas, ya solo por la excitación que producen estos cambios, son cambios y como hemos dicho los cambios producen estrés. (puedes buscar en internet la escala de estrés dónde verás que cosas como una mudanza, una boda, un cumpleaños, un nuevo trabajo, una carrera, etc. forman parte de ello).

Qué hacemos para sacarle beneficio a todos estos cambios?

Encontrar nuestro equilibrio es clave. Tener nuestros momentos de paz mental y de aprender a gestionar nuestras emociones ya sean buenas o malas es vital en esta etapa.

Y te diré más, aunque sigas pensando que todo esto a ti en particular no te crea estrés, sí lo hace y si no lo notas ahora quizás lo sientas más adelante en algún momento (a veces estamos tan desconectados de nosotros mismos que no somos capaces de sentir ese estrés).

Cómo debemos cuidarnos durante el embarazo?

Mis pautas y consejos son los siguientes:

  1. Practicar la respiración (pranayama u otras).
  2. Practicar la relajación y meditación diaria.
  3. Prestar atención al cuidado personal (hacer rituales de “Spa” en casa para ti y tú bebé).
  4. Trabajar el Mindfulness (este punto te ayudará a tener siempre presentes los 3 anteriores).

Mi consejo es que practiques todos los puntos cada día, aunque parezcan muchos no lo son:

  • Puedes hacer una relajación de 5 minutos si no tienes más tiempo por la mañana al despertar y otros 5 minutos al acostarte.
  • Aprovecha el momento de ducha e higiene personal para crear un ambiente relajante en lugar de la típica ducha en la que vamos corriendo y nos duchamos con el piloto automático puesto.
  • Aplica el Mindfulness y serás consciente al 100% de ese baño o ducha relajante y del resto de cosas durante el día, así como de tu respiración (la cual podrás practicar en cualquier lugar y momento).

Y como todo esto explicado suena muy bonito pero ahora necesitamos ponerlo en práctica te dejo todos los enlaces directos con material para que practiques (si no estás subscrita al boletín electrónico y quieres seguir aprendiendo durante esta etapa y después, te aconsejo que hagas click aquí).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *