LA RESPIRACIÓN EN YOGA, PARA QUÉ SIRVE? 

Has oido hablar alguna vez de los chakras verdad?

Junto con ellos encontramos los Nadis, que aunque te suene a “chino” están relacionados con los chakras y con nuestra respiración.

La respiración tiene mucha más importancia que un simple acto automático que hace tu cuerpo constantemente. Nos brinda muchos beneficios y hoy ahondamos un poco más sobre este tema para que puedas entender de la importancia de respirar correctamente y de los beneficios que tienen en concreto los pranayamas (ejercicios de respiración) en Yoga.

Qué son los nadis?

Los nadis forman un tupido entretejido de canales psíquico-energéticos que se extienden por todo el cuerpo y que según el. Dr. Hiroshi Motoyama se corresponden con los meridianos de acupuntura.

No estamos hablando de nada físico que puedas ver dentro de tu cuerpo a nivel anatómico sino más bien una especie de capa energética compuesta por dinstintos canales o flujos por los que circulan corrientes que van regidas por el movimiento del sol y la luna y en función de la actividad que estés realizando y otros factores. 

Si alguna vez te ha interesado la astrología sabrás que la influencia de la luna sobre el planeta es real, está comprobado que afecta en muchos sentidos y nosotros somos uno más de esos (crecimiento de pelo, uñas, más o menos energía y humor, etc.)

Pues bien, volviendo a los nadis, todos los nadis nacen en un punto llamado Kanda que se encuentra según citan algunos textos en la zona del ombligo (relacionado con el área de Manipura Chakra) y para otros, en la zona del perineo ( área de Muladhara Chakra).

Existen miles de Nadis pero los que se trabajan en Yoga son fundamentalmente 3:

  1. Sushumna.
  2. Ida.
  3. Pingala.

Vamos a ver en qué consiste cada uno de estos y por qué está tan relacionado con la respiración de una forma resumida y práctica. 

  1. Sushumna: se le conoce como canal central porque está relacionado con el sistema nervioso central.  Este es el canal por el que circula la energía espiritual. En cambio Ida y Pingala son los caminos por los que circulan los dos aspectos básicos del prana (energía).
  1. Ida: Se encuentra en la parte izquierda de Muladhara Chakra (en la zona del perineo, el chakra que tenemos abajo del todo)  pasando por todos los chakras hasta llegar a la fosa nasal izquierda para terminar en el Ajna Chakra (que está en el centro del cerebro). Está relacionado con el sistema nervioso parasimpático que es el encargado de regular los procesos internos de nuestro organismo como relajar músculos superficiales y otras funciones del cuerpo disminuyendo la temperatura exterior del cuerpo. Para que lo entiendas este flujo izquierdo se “encarga” de las funciones del sistema nervioso relacionadas con la “relajación” y el reposo.
  1. Pingala: Hace lo mismo que el anterior (ida) pero en este caso pasa por la fosa nasal derecha. En este caso se relaciona con el sistema simpático, totalmente contrario al anterior por lo que juega un papel de acelerador, preparando al organismo para interactuar con el mundo exterior. Activa el ritmo cardíaco y aumenta la tensión muscular y temperatura corporal.

Qué tiene de importante todo esto? Para qué sirve? 

Ahora que ya entendemos los nadis principales del prana, entenderás que su conexión con las fosas nasales cuando respiramos, regulan toda la actividad del cuerpo y la mente. Las fosas nasales funcionan de forma cíclica de manera que normalmente predomina la respiración en una de ellas (Prueba a taparte la fosa derecha de la nariz y respira por el otro lado y vuelve a hacerlo a la inversa. Por cuál de las dos fosas nasales te es más fácil respirar? ) 

Según tu respiración podrás identificar qué momentos son mejores para realizar actividades intelectuales como trabajar sobre un escritorio, estudiar, etc. O de lo contrario practicar actividades más vigorosas y con una mayor demanda de energía física como por ejemplo un entrenamiento de fitness. Pero no sólo eso si no que además con ejercicios sencillos de pranayama de Yoga podrás regular tu respiración creando efectos inmediatos de bienestar, relajación, disminución de la ansiedad y concentración para que puedas sentirte mejor y más enfocad@ siempre que lo necesites.  

Las personas que están equilibradas tienen una respiración que va cambiando a lo largo del día en períodos de 1 o 2 horas (a veces respirarán mejor por la fosa izquierda y otras por la derecha).

Si la fosa nasal derecha respira más abundantemente = Pingala predomina (la fuerza vital).

Si la fosa nasal izquierda respira más abundantemente = Ida predomina (fuera mental).

En el ciclo de la respiración hay un intervalo corto en el que se igualan los flujos en ambas fosas nasales. Esto produce una armonía en el funcionamiento de los hemisferios cerebrales activando el primer Nadi central que hemos comentado (Sushumna), lo cual aporta mucha energía al cerebro.  Es en este momento cuando se puede sentir una plenitud y disfrutar de todo nuestro potencial.

Como ves con la respiración podemos aprender muchas cosas y observar qué momentos son mejores para hacer según que tipo de actividades. No quiere decir que no las puedas hacer en ese momento si no se corresponden con tu respiración, pero te ayudarán a identificar cómo te encuentras y a saber que si no está en concordancia con lo que vas a hacer en ese momento, quizás no obtengas el mayor resultado posible.  ( Puede que no saques todo el provecho posible ese día a tu entrenamiento físico o a una sesión de estudio o actividad de carácter intelectual).

También son ejercicios muy importantes para realizar durante la etapa del embarazo. (Si quieres cuidar más tu salud durante el embarazo haz click aquí.)

Para terminar te dejo un ejercicio de pranayama de Yoga que utilizo para calmar y apaciguarme cuando me siento agitada o desenfocada. Te recomiendo practicarlo a diario junto a una relajación o meditación tanto por la mañana como por la noche.

 

 

 

1 comentario en “LA RESPIRACIÓN EN YOGA, PARA QUÉ SIRVE? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *