PRACTICAS PILATES? LEE ESTO

El Pilates es una de las actividades catalogadas como “saludables” y de las que más se recomiendan a las personas que tienen problemas de espalda y otras patologías.

Esta actividad, disciplina o como quieras llamarlo tiene muchos beneficios para el cuerpo que puedes ver haciendo click aquí pero si has decidido empezar a practicarla o ya llevas tiempo tomando clases es muy importante que sepas algo:

1- La técnica de Pilates puede llegar a ser muy exigente si la haces al 100%  por lo que debes empezar por ejercicios básicos y sencillos. Por más sencillo que te parezca un ejercicio, si lo trabajas al 100% siguiendo las pautas de tu instructor/a o entrenador/a puedes sacarle mucho partido. Los ejercicios de Pilates son muy globales y debes concentrarte en las distintas partes de tu cuerpo conectándolas correctamente mientras haces el ejercicio (brazos, piernas, espalda alineada, glúteo, abdomen conectado, etc.). Muchas veces nos centramos únicamente en la zona del cuerpo que estamos moviendo y nos olvidamos del resto.

2- Si tienes alguna lesión o patología empieza por clases particulares o entrenamientos personales con un profesional cualificado y que te asegure que entiende sobre tu tipo de lesión o dolencia (esto es muy importante. Igual que los médicos se especializan, el mundo de la actividad física y el deporte es muy amplio por lo que no todos los entrenadores tienen por qué saber de todo). Es importante que estas sesiones que realices vayan enfocadas a tu objetivo y si en este caso tu objetivo es poder llegar a hacer una clase de Pilates colectiva,  deberás buscar un instructor o entrenador que sea especialista en Pilates o higiene postural para que te enseñe correctamente como se hacen los ejercicios. (Aunque en las clases sean reducidas nunca se aprende igual que mediante una clase privada que está adaptada a ti a tu ritmo. El instructor se adapta a los alumnos pero las clases de Pilates son bastante dinámicas por lo que no es posible ayudarte a controlar tu cuerpo en todos los ejercicios mientras el resto de alumnos también lo hacen al mismo ritmo que tú. Esto no es culpa del instructor, simplemente por tiempo y dinámica de la clase no se puede). Si sientes que no avanzas en tus clases de Pilates, quizás es momento de contratar un servicio personalizado durante un tiempo. 

3- Debes realizar de forma obligatoria un trabajo compensatorio con Hipopresivos. Si no conoces estos ejercicios haz click aquí para saber más. Cuando realizamos Pilates se hacen muchos ejercicios que implican una flexión de tronco, encogimientos y elevación o descenso del tronco inferior, estos ejercicios ejercen mucha presión en la zona abdominal y con la práctica, junto a las acciones de nuestra vida diaria u otras prácticas deportivas como correr, bailar, saltar, etc. debilitan el suelo pélvico. Por eso es conveniente incluir sí o sí un entrenamiento de ejercicios hipopresivos al menos 2 veces por semana y contrarrestar los efectos “negativos” que puede proporcionarte el Pilates en este aspecto. No hay nadie que se salve de estos efectos practicando Pilates, es decir hagas mejor o peor los ejercicios, activas más o actives menos el abdomen se han realizado estudios que concluyen que siempre se acaba produciendo una presión intra abdominal, la cuál acaba afectando a tu suelo pélvico.

Qué riesgos o consecuencias puede tener la Práctica de Pilates sin realizar Hipopresivos?

No son unos efectos que puedas sentir de inmediato porque como todo en esta vida, una pared no se rompe de un martillazo, pero si practicas Pilates semana tras semana durante una larga temporada además de sentir sus beneficios, probablemente si hacemos una valoración de tu faja abdominal y suelo pélvico, habrán pedido su la función natural de “sujetar”.

Qué pasa si mi faja abdominal pierde su función natural?

Una faja abdominal que no hace la función de sujetar tiene los siguientes efectos:

  • Un abdomen abultado hacia fuera (por más abdominales que hagas no tendrás el vientre plano. Distensión abdominal).
  • Falta de protección lumbar. Tu espalda, y en concreto tu zona lumbar estará más desprotegida por lo que tienes más números de tener lumbalgias o molestias en esta zona.
  • Un suelo Pélvico más desprotejido con sus consecuencias ( incontinencia urinaria, pesadez en la zona genital, etc.)

 

Entonces, es el Pilates malo para la salud?

Negativo. Con este artículo no queremos dejar entrever que el Pilates es una actividad física o disciplina mala para salud. Simplemente tiene unos riesgos como los tienen otras muchas actividades tales como, salir a correr, saltar, zumba, aeróbic-step, Body-combat, etc.

Todas las actividades físicas tienen beneficios y algunas pueden ser contraproducentes para algunas personas. El Pilates en particular, se enfoca mucho en el trabajo de core por lo que es muy aconsejable e obligatorio realizar otro trabajo compensatorio para disminuir esos efectos “negativos” y poder disfrutar plenamente del resto de beneficios que puedes leer aquí.

  • Si quieres saber más sobre los Hipopresivos haz click aquí.
  • Si quieres ver un breve tutoríal explicativo con algunas pautas haz click aquí.
  • Si necesitas ayuda y quieres contarme tu caso en particular haz click aquí  o escríbeme directamente a info@cristinaraya.com 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *