TIENES ANSIEDAD CON LA COMIDA?

 

No te parece que hablamos de una forma muy despreocupada sobre la ansiedad con la comida?

Muchas personas dicen tener ansiedad con la comida cuando comen alimentos que les gustan mucho pero es esto realmente ansiedad?

Tener ansiedad con la comida es como tener una relación de amor-odio con tu plato. De repente te lo quieres comer todo, no puedes parar pero una vez se termina la comida o ya no puedes meterte ni un solo bocado más, paras, reaccionas y empiezas a odiarte a ti mism@ por no haber podido parar antes y te castigas por ello.

En ese momento cuando estás comiendo estás en modo automático, solo piensas en llenar tu estómago rápidamente para sentirte mejor (la mayoría de las veces lo haces sin darte cuenta) y cuando estás llen@ es como si ese interruptor se apagase de golpe y el piloto automático se desconectara. Qué ha pasado? Te has dado un atracón.

Justo después empiezan los remordimientos y el sentimiento de culpa, aunque en algunos casos ni siquiera eso (estamos tan acostumbrados a comer así que no echamos cuentas).

Este es un tema más serio de lo que parece, pues sufrir ansiedad y darte atracones de comida puede derivar en varios problemas:

  • Sentimientos de culpa y remordimiento.
  • Destruye tu autoestima.
  • Estresa tu organismo (el cuerpo trabaja por encima de sus posibilidades debido a esfuerzos extremos y tiene que activar o forzar ciertas funciones, como por ejemplo la frecuencia cardíaca y la temperatura).
  • Estresa en concreto el aparato digestivo (lo cuál puede darte problemas digestivos a la larga).
  • Conductas compulsivas repetitivas (se convierte en una obsesión y una droga).
  • Sobrepeso u obesidad en algunos casos.
  • Otros problemas de salud derivados por los alimentos que ingerimos (diabetes, hipertensión, colesterol, etc.)
  • Más ansiedad y depresión.

Esta conducta no suele aparecer de repente ni de un día para otro, a veces puede llevarte incluso años darte cuenta de que no te estás relacionando de una forma sana con tus alimentos. Por eso es tan importante tomar consciencia de lo que comemos, de cómo lo comemos y de cómo nos sentimos al ingerirlo.

Debes hacer una distinción entre lo que es sufrir ansiedad con la comida de forma puntual (sobretodo si eres mujer y tienes el ciclo menstrual) o con ciertos alimentos (procesados y azúcares que son muy adictivos),  y entre  lo que es comer de forma compulsiva constantemente en tu día a día.

Si consideras que:

  • Comes más de lo que deberías.
  • Sigues comiendo aún y sintiéndote llen@.
  • Comes alimentos que te gustaría eliminar de tu dieta pero por algún motivo sientes que no puedes evitarlos.
  • Sientes una sensación de bienestar, plenitud o relajación al tomar cierto tipo de alimentos  (carbohidratos, alcohol, azúcar, chocolate, etc.)
  • Picoteas durante el día sin tener hambre.
  • Te pones de mal humor cuando tienes hambre (no hambre real de no haber comido en 4 o 5 horas sino hambre pese a haber comido hace un rato).
  • A menudo tienes antojos de comer alimentos concretos y si no los consumes estás irritad@ aunque hay@s comido un plato de comida nutritivo.

Cualquiera de estos casos es un indicio de que la comida te está controlando a ti en lugar de tu a ella.

Por qué tienes ansiedad cuando comes?

No podemos decir una causa concreta pues cada caso es distinto por eso a continuación verás los puntos más frecuente que pueden crear trastornos de ansiedad en tu alimentación.

  • Estar a dieta. Un régimen estricto siempre crea estrés y ansiedad tanto emocional como físico. No estás preparad@ para cortar de forma automática y por “obligación” ciertos grupos de alimentos. Además muchas de estas veces son dietas en las que comes mucha menos cantidad de la que tu cuerpo necesita en esos momentos.
  • Una alimentación desequilibrada.  Si sientes antojos por alimentos concretos puede darse el caso de que no estés siguiendo una alimentación completa en cuanto a nutrientes. Si tu cuerpo echa en falta algún tipo de nutriente te lo hará saber de la mejor forma que sepa, y muchas veces es en forma de antojos. Ojo con esto, que tu cuerpo te pida azúcar o chocolate no significa que tengas que darle justamente eso. Él puede expresarlo de esa forma pero la raíz estará en analizar tu dieta actual para ver qué grupos de alimentos saludables no estás incluyendo y dónde puedes tener carencias.
  • Estrés crónico y falta de descanso. Si llevas mucho desorden con tus ritmos circadianos y no duermes acorde con tu naturaleza respetando las horas de sueño y los horarios ideales puedes expresarlo a través de la alimentación. Por qué? Imagina tu cuerpo como una máquina que necesita energía para funcionar. Por la noche es cuando descansas y tu organismo se repara para afrontar el día siguiente pero si no descansas correctamente no vas a tener la energía suficiente y eso hará que el cuerpo lo manifieste pidiéndote comida para tener “gasolina” y poder tirar con todo lo que venga. Esto no tiene por qué pasar por la mañana, si te fijas por las noches es cuando más ansiedad solemos tener con la comida y uno de los motivos puede ser el cansancio de todo el día.
  • Traumas del pasado, ansiedad o depresión. Este punto es muy importante. Existen dos formas de alimentarte y de nutrirte. Seguro has oído hablar alguna vez del hambre emocional. Algunas personas dejan de comer o se les “cierra el estómago” cuando están pasando una mala época, sienten nervios o están depresivas, verdad? Sin embargo otras pueden sufrir el efecto contrario encontrando un efecto ansiolítico en los alimentos. Recuerdas la típica imagen  en las películas americanas en la que aparece una chica triste comiéndose una tarrina de helado? Aquí también pueden entrar ciertos trastornos alimenticios y complejos físicos.

 

Cómo soluciono mi ansiedad con la comida?

Para poner solución a este control que tiene la comida sobre ti debes hacer un análisis completo antes de tomar acción.

  1. Busca el origen de tu ansiedad. Qué la está causando? (Revisa los puntos anteriores).
  2. Minimiza todas las acciones o situaciones que puedan incrementarla. (Elimina los productos procesados que crean adicción como el azúcar (te cuento más haciendo click aquí).
  3. Evita o reduce situaciones que impliquen una alimentación tóxica y trastoquen tu descanso. Si sales mucho a comer fuera, te gusta ir de copas, al cine, etc. y en estas situaciones consumes alcohol o alimentos muy procesados es momento de reducirlos.
  4. Practica ejercicio físico a diario. Puedes hacer entrenamientos de Fitness que te ayuden a quemar energía y liberar tu estrés o ansiedad. Contra más entrenas mejor te sientes y además esto produce un efecto motivador que te incita a tomar mejores decisiones (En mi canal de Youtube tienes rutinas).
  5. Practica actividades relajantes. Yoga, mindufllness y meditación son herramientas necesarias para calmar tu mente y regular y equilibrar tu organismo. Son imprescindibles. (Si haces click aquí encontrarás vídeos en mi canal de Youtube que te ayudarán a trabajar este punto).
  6. Olvida los tips y los trucos rápidos que te aseguran reducir esa ansiedad. No utilices batidos, barritas o pastillas y productos dietéticos “corta hambre”. Tomar ese camino es como ponerle un parche a una herida que no está curada. Puede que en un inicio sientas alivio y pienses que te funciona pero a la larga verás como no es algo sostenible en el tiempo y tu ansiedad volverá aparecer.
  7. Trabaja tu crecimiento personal. Saber qué lo causa e identificar el problema no es suficiente si no sabes llevar acciones a cabo para solucionarlo, de igual modo que de nada sirve saber que tienes que aplicar estos puntos si después no eres capaz de llevarlos a cabo cada día. Superar esta ansiedad con la comida requiere un trabajo profundo y un foco y dedicación muy importantes. Si hasta el momento no has conseguido ponerle solución por tu cuenta, debes pedir ayuda o apoyarte en una figura experta en este tema para que pueda ayudarte.

 

Mi trabajo como Health Coach consiste en ayudarte y acompañarte durante el proceso para que puedas conseguir este cambio y liberarte por fin de tu ansiedad.  Yo también he sufrido esta ansiedad de la que te hablo con la comida durante años y ni siquiera era consciente de ello. A día de hoy está frenada, llevo una alimentación sana y equilibrada y puedo disfrutar de los placeres de la vida sin culpa ni remordimientos. Ya no son los alimentos los que me dominan a mi. En mi cuerpo y mi salud mando yo y esto es justamente lo que tú debes conseguir.

Se perfectamente como te sientes por eso te animo a que le pongas solución a este problema que te impide vivir plenamente ahora.

Quieres sentirte libre? Quieres reconciliarte contigo misma para vivir en paz y sentirte guap@ en el espejo? 

Toma acción con estas pautas y consejos, no te rindas y ve a por ello!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *