ENSALADA ARCOIRIS

Qué te viene a la cabeza cuando piensas en ensalada, lechuga?

Pues esta vez no! Te traigo una ensalada muy nutritiva, que sí puedes comer aunque estés en un proceso de pérdida de peso y que está riquísima!

Con alimentos fáciles de conseguir y muy sencilla de hacer, de hecho te recomiendo que la hagas la noche anterior si quieres tenerla bien fresquita en la nevera.

Qué necesitas? 

Ingredientes: 

  • Patatas.
  • 1/4 o 1/2 cebolla morada.
  • 1 aguacate.
  • 3 tomates de tamaño mediano maduros.
  • El zumo de 1 limón.
  • Sal natural.
  • Aceite de oliva virgen extra (sin refinar).
  • 1 huevo duro (o más si es para compartir).

Nota: Puedes eliminar el huevo si eres vegano/a o tienes alergia.

Preparación: 

  1. Lava bien las patatas, pélalas y córtalas a dados. (La cantidad de patata variará según tus necesidades y también si la ensalada es solo para ti o la vas a compartir).
  2. Pon una olla con agua a hervir con un puñadito de sal y hierve las patatas hasta que estén tiernas (puedes pincharlas con un cuchillo para ver si están en su punto).
  3. Repite el mismo paso y pon a hervir el huevo en una olla o cazo pequeños (cuenta 10 minutos desde que el agua empiece a hervir y retira).
  4. Mientras las ollas están en funcionamiento coge la cebolla y córtala en juliana lo más fino posible (puedes usar una mandolina si lo deseas). Colócala en un bol o recipiente pequeño y añade una cucharadita de sal. Presiona la cebolla con las manos con fuerza para sacarle todo el jugo y aclárala bajo el grifo con la ayuda de un colador. Repite este paso de nuevo hasta que hayas sacado todo el jugo. Aclara por última vez y déjala macerando en el recipiente con el zumo de 1/2 limón. (Puedes usar 1 limón entero si te gusta más fuerte). Reserva en la nevera.
  5. Retira las patatas cuando estén listas y escúrrelas. Deja que se enfríen a temperatura ambiente antes de meterlas en la nevera.
  6. Pela los huevos y reserva también a temperatura ambiente hasta que se enfríen.
  7. Una vez se han enfriado los ingredientes calientes mézclalos en una fuente o recipiente grande y guarda en la nevera.
  8. Justo antes de servir la ensalada añade los últimos ingredientes frescos. Pica el huevo a trocitos. Lava y corta los tomates a dados y el aguacate. Añade todo a la ensalada junto con la cebolla y el jugo de limón.
  9. Remueve todo bien y añade unas gotitas de aceite de oliva (ajusta la sal o el limón si lo deseas). Sirve de inmediato.

Aunque pienses que esta ensalada puede engordar por la patata no es cierto. La patata cocida tiene mucha menos densidad calórica porque se cocina sin aceite y además se elimina parte del almidón en el agua y por si fuera poco al enfriarla en la nevera crea un efecto que la hace todavía menos resistente al almidón por lo que sí se puede comer en procesos de pérdida de peso. La cuestión en este caso será verificar el resto de alimentación que tienes durante la semana, tu estilo de vida y junto a ello el ejercicio físico o la rutina de entrenamiento que estés realizando en estos momentos.

Cuéntame aquí abajo en comentarios si la haces!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *