5 posturas de yoga con las que combatir la ansiedad por la comida

 Mantén a raya tu ansiedad y acaba con los atracones de comida con estas 5 posturas de yoga aptas para todos los niveles

Esto seguro que te suena: tus atracones han ido de menos a más. Es más, estoy convencida de que a medida que se “desmadraba” el asunto y que la frecuencia aumentaba, fuiste creando un patrón. Quizás era justo al llegar a casa, o bien justo antes de ir a dormir, o incluso a la hora de afrontar una tarea que por alguna razón te generaba estrés. 

Pues bien, tengo una buena noticia: al igual que creaste este patrón, puedes des-crearlo con otras rutinas. Y otra más: una rutina de yoga puede ser tu gran aliada contra este círculo vicioso ansiedad-atracón. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo:

 

 5 asanas con las que acabar con el ansia por la comida 

Antes de empezar quiero aclarar un punto: al igual que saliendo a correr un día no te preparas para una maratón, solo notarás los beneficios de la siguiente secuencia de asanas si la practicas con regularidad y con cariño. No seas dura contigo misma y date el espacio para modificar antiguos hábitos nocivos. Es cuestión de tiempo y voluntad. Dicho esto, coge tu esterilla de yoga preferida, ¡y a por ello!

Baddha Konasana o postura de la mariposa. Resulta perfecta para empezar tu secuencia ya que con esta asana calentarás las piernas y trabajarás la apertura de caderas, aunque el verdadero potencial que tiene como flexión es el de potenciar la fuerza, la elongación y la relajación. 

 

Uttanasana o postura de manos hacia abajo. Alivia tu cuerpo de presiones y tensiones con Uttanasana. Aunque doblarte en dos te pueda parecer imposible, lo importante aquí no es llegar a “besar” tus rodillas sino dominar la técnica y adaptarla a tu nivel para conseguir la paz mental que nos puede aportar. Queremos relajarnos, no añadir más presión 😉

Setu Bandhasana o postura del medio puente. Llénate de vigor y confianza con esta asana. Con ella notarás como se relaja la espalda y el cuello a la vez que disminuye la presión en la zona del abdominal. Puedes – y debes-  adaptarla a tu nivel, con la ayuda de bloques por ejemplo. Una vez más, lo importante es la práctica y la técnica, no la perfección de la postura. 

Balasana o Postura del niño. Bala significa niño en sánscrito, y sana, postura. Con Balasana conseguirás relajarte, calmar tu mente y descargar la pesadez de tu espalda, liberando tensiones musculares. Esta es una postura que gusta a todas las edades. ¿Por qué será? :p

Savasana o postura del muerto. Que no te asuste el nombre, lo único que conseguirá esta asana es que te quedes “tiesa” de lo relajada que estarás. Se trata de una postura de descanso con la que cerrar tu secuencia de yoga anti-ansiedad. Es perfecta para desconectar, conseguir una respiración profunda y aliviar la ansiedad. 

Recuerda que además de la postura, es muy importante mantener una respiración tranquila que te permita estar presente durante toda la práctica. Si notas que tu respiración se acelera demasiado, disminuye un punto el esfuerzo de la postura para volver a recuperar el control de tu respiración. Intenta mantener cada asana al menos 5 respiraciones lo más lentas que te sea posible sin perder el aliento.   

* Puedes ver las variantes de estas posturas haciendo click aquí. 

Esta sencilla secuencia que te propongo es ideal para combatir la ansiedad porque contiene asanas que se centran en flexiones hacia delante y aperturas de pecho, que a su vez contribuyen a relajar el sistema nervioso, a poner freno a la frenética actividad mental y a ganar confianza en uno mismo. Consulta siempre con un profesional del yoga para no lastimarte y sacar el máximo potencial de cada asana, y también para poder adaptar la rutina a tu nivel de práctica y conocimiento. 

 

Siente los beneficios del yoga sobre tu cuerpo y mente, y nota como:  

  • Te relajas
  • Te alejas de las preocupaciones
  • Reduces la tensión acumulada
  • Te mantienes presente en el momento

 

Un extra que cambiará tu día a día: la meditación

No podía cerrar este post sin hablar del poder sanador de la meditación. Algunos yogis y practicantes consideran la meditación como una asana más, lo cual no es de extrañar puesto que ambas prácticas se complementan. De hecho, es bastante común la visión de entender la meditación como el “yoga mental”. Sea como sea, lo que es innegable son los beneficios que aporta a quien la practica. 

Si practicas la meditación de forma constante y consciente (ya hemos visto el poder de crear rutinas) notarás como tu ansiedad disminuye. Además, la meditación formentar la fuerza de voluntad. De esta forma tendrás más fuerza y autocontrol para dominar los impulsos de los atracones. 

No hay una única rutina, deberás encontrar la que mejor se adapte a ti, aunque una buena manera de empezar es reservarte unos minutos por la mañana. Levántate media hora antes (¡tu puedes hacerlo!), bebe un vaso de agua y siéntate en un rincón tranquilo. Empieza con 5 minutos y ve añadiendo uno más cada día. Ya verás que al final estos 30 minutos se te quedarán cortos. 

Meditar ralentizará tus revoluciones, reducirá tu ritmo cardíaco, te aportará paz y claridad mental, te tranquilizará y te hará afrontar el día de otra manera. ¿Te apetece hacerte este regalo? 

Infórmate bien sobre cómo empezar a meditar, déjate aconsejar por meditaciones guiadas, consulta con profesionales del sector y concédete el espacio para acostumbrarte. Hablamos en unas semanas 😉

En general el yoga, el pranayama (técnicas de respiración) y la meditación mejoran la vida de quienes lo practican. Son prácticas que te ayudan a conectar con tu yo interior, refuerzan la mente y el organismo, fomentan la creación de endorfinas y refuerzan y fortalecen el estado emocional. Coge esterilla de yoga, busca un rincón tranquilo y di adiós a la ansiedad y a los atracones. ¡notarás la diferencia!

Lara de Junglemat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *